Ir al contenido principal
En este blog pretendo compartir con vosotros el camino que voy a recorrer durante la escritura de mi primera novela.

Elegir un género


Tenemos claro que queremos escribir una novela. Y no cualquier novela, la mejor novela de la historia. Y será la mejor porque es la nuestra. Todas las madres creen que su hijo es el más guapo. Así pues, como hijo nuestro que va a ser esta novela, será encumbrado de los mimos más cálidos que podamos otorgarle.

Para que nuestra criaturilla crezca sana y feliz, lo mejor es pararse a pensar ciertos aspectos.

Escribir es algo que va muy dentro de cada uno. Es una afición muy subjetiva en la que el estilo propio se va moldeando con la experiencia. No hay que impacientarse, todo el mundo acaba encontrando su estilo. He escrito muchas cosas que he descartado porque no me convencían. Suele pasar. No pasa nada, nadie dijo que esto fuera fácil.

Para este proyecto lo primero que he hecho es meditar sobre el género que me gustaría escribir. Me ha sido fácil decidirme puesto que soy amante de la fantasía y sé que es donde más cómodo me voy a encontrar.

La fantasía alberga un gran abanico de posibilidades. Por ejemplo, a mí me gusta mucho el terror, que puede estar englobado dentro de la fantasía si tenemos en cuenta que el causante del miedo en una historia puede venir de un origen sobrenatural. Pero no sé si estaría cómodo escribiendo algo de terror. Al menos de momento. Aterrar a un lector puede ser muy difícil. Bueno, hay quien puede aterrarse con facilidad cuando entra a una librería y ve  un libro de Belén Esteban entre los más vendidos, pero no me refiero a esa clase de terror. Despertar los sentimientos más oscuros de la gente es bastante complicado. Stephen King es un maestro haciéndolo, yo sólo soy un simple alumno. No descarto escribir alguna novela sobre ello, pero cuando tenga algo más de rodaje.

Me he decantado más por la posibilidad de crear un mundo en el que controle todas las variables. Como matemático no me gusta dejar cabos sueltos. Si yo soy el todopoderoso creador de mi mundo no habrá nada que se escape de mi voluntad.

 

Es cierto que crear un mundo desde cero tampoco es tarea fácil. Pero no me importa porque estoy convencido de que disfrutaré jugando a ser Dios con mis personajes.

En realidad, no hay un ámbito sencillo sobre el que construir los cimientos de una historia. Todos tienen sus complejidades, por ello creo que buscar comodidad es algo indispensable. Si nos metemos a escribir en un género con el que no terminemos de estar cómodos, es muy posible que acabemos por dejarnos la obra a mitad. Lo cual sería una pena, todas las historias se merecen un final.

Si tú también tienes claro el género con el que quieres entrar en materia no tengo nada más que añadir.

Pero quizás aún no tengas uno definido. O estés dudando entre varios. No pasa nada. Dudar es bueno, nos hace pensar. Hay que dudar de todo cuanto nos rodea. Ya lo dijo nuestro colega Descartes. Y aquel hombre sabía pensar.

Revisa los libros que te has leído, seguro que hay un tipo de novela que sobresale por encima de las demás. Puede ser que te guste escribir sobre la temática de la que iba aquel libro tan apasionante que leíste y con el que tanto disfrutaste. Recuerda que lo que quieres es buscar comodidad, y la comodidad va relacionada con tus gustos.

Escribe acerca de lo que te gusta y los momentos de frustración serán más llevaderos. Porque debes saber que esos momentos vendrán a por todos nosotros cuando menos lo esperemos. Pero convéncete de que saldremos victoriosos de ellos y nos harán más fuertes.

Puede que la duda al elegir entre dos géneros comience a ponerse pesada de más. No te ofusques con eso. Lo mejor es que pienses en ideas acerca de las que te gustaría escribir. Ellas solas te guiarán y te ayudarán a encaminar el marco de tu novela. Reúne esas ideas, puntúalas, elabora un ranking. Seguro que habrá una ganadora.

Si aún así no estás convencido, es porque tienes muchos géneros con los que podrías lidiar desde el principio. ¡Enhorabuena!

Comentarios

  1. "Escribe acerca de lo que te gusta y los momentos de frustración serán más llevaderos". Por supuesto siempre hay un genero que nos apasiona. A mi me gusta el cine y la trayectoria de grandes estrellas. Decidí escribir una novela sobre Marilyn Monroe. Es una luminaria que ha sobrevivido después de muerta. No encontré jamás una novela sobre su vida y muerte. Hay biografías, reseñas, ensayos, documentales, películas, etc. Yo quería leer una historia que dijera que no se suicidó sino que la mataron. No lo encontré. Hace mucho leí: "Cuando busques un libro y no lo encuentres ese libro lo debes escribir tú". Puse manos a la obra después de una ardua investigación y surgió: "El rostro oculto de Marilyn".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una idea muy interesante. Escribir una novela, sea del género que sea, lleva un trabajo previo de investigación y documentación. En tu caso dicho trabajo es muy importante ya que está basada en un personaje tan relevante como Marilyn. Estoy convencido que al ser uno de los campos que te apasiona, ese proceso ha sido tan gratificante como su posterior escritura.

      Mucha suerte con ello.

      Eliminar

Publicar un comentario